Reclamación de Gastos Hipotecarios

Cuando firmé, junto con mi marido, nuestro préstamo hipotecario, pagamos unos gastos elevadísimos, y me ha comentado mi vecina que se pueden reclamar, que ella ya lo ha hecho, pero mi problema es que no encuentro las facturas de esos gastos y no sé qué debo hacer, ¿Puedo reclamarlos sin las facturas? Porque aunque no las tengo estoy segura de que los pagué.

Pues lo primero que debes hacer es solicitar una copia de esas facturas, tanto a la Notaria, como a la empresa tasadora…pero debes saber que si han pasado más de 6 años desde que firmasteis el préstamo hipotecario, y consecuentemente abonasteis esos gastos, las diferentes empresas no están obligadas a conservarlas, pues el art.30 del Código de Comercio indica ese plazo de 6 años en los cuales si están obligas a conservarlas, es decir, no están obligadas a guardarlas una vez pasado ese plazo.

En cuanto a reclamar esos conceptos sin facturas, debo decirte que nuestro despacho siempre reclama todos los conceptos reclamables relativos a la formalización del préstamo hipotecario, con facturas pues es una prueba documental indiscutible, al ser necesario acreditar que se abonaron esos gastos y las personas que los pagaron, sin perjuicio de la opinión que otros profesionales pudieran tener.

He presentado una papeleta de conciliación contra mi empresa, la verdad es que creo que no vamos a entendernos, porque me ha despedido y no me quiere dar el dinero que me corresponde, al menos eso interpreto yo de sus palabras en nuestra última conversación y mi pregunta es ¿estoy obligada asistir a la conciliación a pesar de saber que no vamos a llegar a ningún acuerdo?

Si estás obligada acudir al acto de conciliación, en realidad es obligatorio para los litigantes pues así lo recoge el art. 66 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social.

Es más, si te han citado debidamente para dicho acto y no acudes sin causa justificada, siendo tú la solicitante, se tendrá por no presentada dicha papeleta, archivándose todo lo actuado.

Además, no puedes olvidar que dicha conciliación es obligatoria para poder continuar con la vía judicial, en el caso que decidas iniciarla. Mi recomendación es que asistas a la misma, en primer lugar para continuar posteriormente con el procedimiento y en segundo lugar, porque aunque tengas la sensación de que no vayáis a llegar a un acuerdo, una vez en el acto puede variar el asunto y solucionarse sin tener que llegar a los tribunales. Desde nuestro punto de vista y desde nuestra experiencia, es bueno acudir a los actos de conciliación, pues en muchas ocasiones el  problema se soluciona allí, siendo todo más rápido, menos formal pero igual de válido y eficaz que si se acude a la larga y costosa vía judicial.

José Miguel Campos Parra. Director de DERECCHO Abogados.

Puedes enviarnos tus consultas a través de nuestra web: dereccho.es. Solamente serán publicadas las consultas con la autorización expresa del consultante.