Tienes DERECCHO

La evolución es un comportamiento intrínseco a todo el conjunto de la vida sobre la tierra, y es sabido que en el Ser Humano se acentúa, haciendo ésta más rápida que en el resto de las especies. Evolucionamos en todos los planos: socialmente, tecnológicamente, políticamente… pero algo está claro, y es que hay cosas a las que parece que les cuesta evolucionar más que a otras.

No nos queda más remedio que poner nuestro propio gremio como ejemplo, ciertamente reacio a la evolución: esos despachos de abogados solemnes, dirigidos por el viejo letrado de amplia experiencia y caché, ese servicio distante y a veces hasta elitista, que ni te permite ver en ocasiones cuanto te va a costar y ni te atreves a preguntar… Puede parecer en ciertos despachos que uno ha viajado en el tiempo y pensar que va a reunirse con un Señor que porta un monóculo, y aunque luego no sea para tanto, si que se atisba cierto anacronismo.

Hacía falta ya algo nuevo, acorde con los tiempos que vivimos y haga que en la defensa jurídica de una persona el protagonista sea la persona, no el abogado que se mueve en otro plano superior casi sin contar con su cliente. Una evolución en el concepto de despacho donde prime el trato cercano a la decoración pomposa, y donde el abogado y el cliente se relacionen bidireccionalmente, no unidireccionalmente.

Para esto y para más, nace DERECCHO Abogados, porque:

  • Tienes DERECCHO a una solución extrajudicial rápida, beneficiosa y asequible. Apostamos en firme por el acuerdo que más interese a nuestro cliente.
  • Tienes DERECCHO a acceder a los Tribunales rompiendo las viejas barreras que nos separan de ellos.
  • Tienes DERECCHO a hacer valer tus derechos sin miedo. Da mihi factum, dabo tibi ius. (Dame los hechos y te daré el derecho).
  • Tienes DERECCHO a un procedimiento ágil y con un seguimiento personalizado. Máxima transparencia en el precio acordado y en cada gestión realizada en la defensa de nuestro cliente.