Consultorio #tienesdereccho. Sobre aparcamiento para discapacitados, privacidad en el trabajo y deuda subordinada.

Desde hace meses mi marido ha sufrido una merma considerable en su salud, hasta el punto de casi no poder subir escalones o fatigarse a los pocos metros de caminar. Nos vendría bien poder aparcar en las zonas reservadas a discapacitados ¿puedo optar a ello de alguna manera?

Para poder solicitar al Ayuntamiento la tarjeta de aparcamiento en esas zonas antes debéis solicitar al SEPAD (Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia, Gobierno de Extremadura) que os sea reconocida la movilidad limitada. Para ello someterán a tu marido a una serie de pruebas físicas de movilidad, tales como subir escalones, andar por suelo con obstáculos y cosas así. En base a los resultados de esas pruebas el SEPAD determinará si el solicitante tiene o no problemas suficientes de movilidad. En el caso de que os la reconozcan, solo tenéis que acudir al Ayuntamiento  con el documento que acredite dicha movilidad limitada y obtendréis la tarjeta que necesitáis.

Mi madre, de avanzada edad, invirtió hace unos años, aconsejada por la Caja, bastante dinero en Deuda Subordinada, y hace poco le obligaron a canjearla por acciones y cosas así, el caso es que si quisiera sacar el dinero perdería muchísimo. ¿Hay alguna manera de recuperar sus ahorros?

Sí, claro que hay solución. Normalmente, deberá demandar a la Caja, dado que las reclamaciones interpuestas por los clientes sin la asistencia de abogado no están teniendo éxito. Las cajas y bancos están apurando hasta el final, y hasta ahora,  en los casos que van llegando a los juzgados si se demuestra que el cliente no fue informado acordemente con su nivel de conocimiento, el juez anula los dos contratos, el de adquisición de la deuda subordinada, y el de su canje posterior. Nuestro consejo es que si tu madre no posee conocimientos financieros, o no tiene costumbre de invertir en valores de riesgo, que reclaméis porque puede recuperar sus ahorros.

Me incorporé hace meses a mi actual empresa como administrativo, y para desempeñar mi trabajo me dieron un correo electrónico corporativo, que a veces también uso para cosas personales. El caso es que sospecho que mi jefe me lee los correos ¿puede hacerlo?

Si tu jefe te ha avisado en el momento de la contratación de que el correo que te proporcionó la empresa es para tu uso profesional, y no se debe usar para otros usos ajenos al contenido de la prestación laboral, sí puede hacerlo. El derecho a la intimidad no es absoluto, y si has aceptado esta condición laboral impuesta por la empresa has facultado a la misma para fiscalizar los correos electrónicos, dado que la utilización de ese servicio puesto a tu disposición comporta la aceptación de las condiciones del mismo. Te recomendamos usar el correo de la empresa para un uso estrictamente profesional, y otras cuentas de correo para tu uso particular.

Envíanos tus dudas o consultas a: info@dereccho.es