Anula la claúsula suelo de tu hipoteca

Muy pocos sabían hasta hace pocos meses ni quiera en qué consiste la famosa “cláusula suelo” de la que ahora tanto se habla. Son muchos ya los que se van interesando por el tema, aún así, para los más rezagados, lo resumimos de la siguiente manera: cláusula suelo es aquella cláusula que figura en la mayoría de las hipotecas que hace que por mucho que baje el Euribor (ahora está en mínimos históricos) tu pagues un mínimo de interés, muy por encima del que te correspondería según “lo que te explicaron”.

El protagonismo in crescendo de la cláusula que nos ocupa alcanza máximos cuando el 9 de Mayo el Tribunal Supremo publica su primera sentencia sobre la materia, declarando la nulidad de las cláusulas suelo de diversas hipotecas. No las declara ilícitas, las declara nulas cuando haya habido falta de transparencia y claridad en la información facilitada por la entidad financiera.

El lado negativo del pronunciamiento del Supremo a este respecto es que declara que la nulidad no obliga a los bancos a devolver las cantidades cobradas en virtud de dicha cláusula. Irretroactividad de los efectos de la anulación de una cláusula no exenta de polémica, y que merecerá un posterior análisis en otra entrada de este Blog. En esencia, el Alto Tribunal alega en este punto motivos de interés público de carácter económico y de seguridad jurídica.

Centrándonos ya en lo práctico del asunto, podemos afirmar que tras la Sentencia, y a pesar de lo que muchos empleados de banca digan a sus clientes “de confianza”, se consolida el derecho de los afectados por esta cláusula, que repetimos son la mayoría de los titulares de préstamos hipotecarios, de reclamar judicialmente la anulación de la misma, con grandes posibilidades de éxito. Y no solo eso, sino que estamos seguros de que en muchísimos casos no será necesario acudir a los tribunales. Cuando los bancos empiecen a ver más y más sentencias de los Juzgados de 1ª Instancia anulando las cláusulas, y condenándolos a pagar las costas del procedimiento, se pensarán seriamente eliminarle la cláusula a aquel cliente que lo solicite con suficiente motivación fáctica y jurídica.

Tienes DERECCHO a que tu banco te anule una cláusula que en su inmensa mayoría son endosadas sin transparencia, y por tanto nulas. Y si el banco te pone objeciones, los Tribunales ya tienen la guía del Supremo para decidir.